Saltar al contenido
Cogollo de lúpulo

Uno de los ingredientes principales y donde reside unos de los factores con los que es más posible jugar para hacer diferentes estilos y conseguir distintos sabores es nuestro amigo el lúpulo. En mayor o menor medida, todas las cervezas, sean del tipo que sean, llevan. Entre las cualidades del lúpulo están el dar amargor a la cerveza, dar aroma y además tiene cualidades en la preservación de la cerveza. En función de si los añadimos al principio del proceso o al final, conseguiremos más sabor o más olor

El lúpulo es una familia muy extensa de planta perenne, trepadora, nativa de Europa , Norte America y el Oeste de Asia, que crece hacia arriba formando una especie de columna, parecido a una vid pero a lo alto variando de 4 a 7 metros y produciendo un olor característico que atrae a las mariposas. Hay muchas variedades y razas, siendo algunos más amargos y otros más aromáticos en función de la cantidad de alfa-ácidos que tenga y en el momento en el que se añadan al proceso de elaboración. Unos niveles altos de alfa-ácidos (del 8 al 17%) corresponderán a más potencial de amargor. Si los alfa-ácidos son bajos (del 2 al 7%) serán mejores para aportar aroma. Asimismo, también hay muchos llamados “experimentales” El lúpulo es un primo lejano de la marihuana tanto en forma como en olor. Hay muchas razas, necesita mucha luz solar, y el “fruto” tienen un olor característico. Es el ingrediente principal de las cervezas tipo IPA. Se añaden a la mezcla durante el proceso de elaboración de cerveza dependiendo lo que quieras conseguir de ellos.