Saltar al contenido
Stout

La cerveza del tipo Stout (también conocida como Porter, aunque hay quien hace diferencias entre ambas) y mal llamada “cerveza negra” a secas es uno de los estilos más populares y más extendidos. Ambos son estilos de cervezas donde lo primero que llama la atención es el color oscuro, variando en tonos de negro opaco a más marrones. Este color negro se consigue tostando mucho los granos de cebada hasta que se queman (lo mismo que pasaría con un bollo en el horno).

Si empezamos definiendo el término y la diferencia entre Stout y Porter, lo primero que cabe decir es que para muchos es lo mismo y para otros son dos cosas diferentes. Originariamente la primera fue la Porter, llamada así por los trabajadores del puerto en la Inglaterra del siglo 19. Los “porteadores” (porters en inglés) tenían uno de los peores trabajos de la sociedad inglesa por aquel entonces, cargando y descargando barcos mercantes. Durante la producción de cerveza de aquel entonces, muchas veces tostando granos de cebada para otros tipos de cerveza, se “sobretostaban” los granos y en lugar de desecharlos, hacían cerveza con ella, la cual se le daba a estos porteadores al ser la más barata. La palabra Stout llegó más tarde, y viene del término inglés strong (como fuerte, robusto o sólido), que se usaba para definir la alta graduación alcohólica de las anteriormente mencionadas Porter.

Por lo general las cervezas Stout y Porter, al no llevar tanto contenido de lúpulo se maduran igual que el vino (las IPA o Doble IPA pierden el frescor del lúpulo al dejarlas madurar). Últimamente se está haciendo mucho lo de comprar los barriles de madera a fábricas de vino o whisky, llenarlo de cerveza Stout y dejarlo madurar un par de años para que la cerveza absorba sabores del recipiente. Esto se conoce como Barrel Ageing.

Más allá del nombre, este tipo de cerveza de color negro se caracteriza por un rico y suave sabor a café, chocolate o incluso frutos secos que se desprenden al extraer azúcar de los granos de cebada muy tostados. No suele ser un tipo de cerveza ni lupulosa ni amarga, ya que por decirlo de alguna manera el sabor de café es más intenso y opaca a los demás. Este estilo de cervezas suelen ir del 4 al 8% de alcohol, llegando a más de 12% en estilos como Imperial Stout (de los que hablaré más abajo).