Saltar al contenido
cerveza pilsner

Las Pilsners vendrían a ser la interpretación checa de las Lagers Alemanas. La composición del agua de la zona y el uso del lúpulo local Saaz les confería un toque amargo extra. Hoy en dia dentro de las Pilsners hay dos variantes: las checas y las alemanas. Las checas se caracterizan por un color oscuro e intenso, más dorado y por un sabor más amargo Pilsner Urquell es la más típica y fácil de encontrar). Además, generalmente también se hace nota mucho más el sabor y el olor del diacetil que se consigue al fermentar a bajas temperaturas, siendo más una característica del estilo que un problema por infección en el sabor. Las alemanas (como por ejemplo Bitburger or Veltins) suelen ser más pálidas y de sabor más claro y limpio. Las cervezas Pilsner establecieron las bases de las Pale Lagers industriales modernas. Muchas de estas marcas has hecho posteriormente “pilseners” que no tienen ninguno de los matices que definen al estilo, habiendo reducido tiempos de fermentación y disminuyendo, hasta casi eliminar los ingredientes que le dan el color y el sabor característicos. Por tanto, el probar por primera vez una Pilsner de verdad, puede significar un antes y un después en alguien que está acostumbrado a probar las imitaciones fabricadas en masa. Un claro ejemplo de esto es Pilsner Urquell (Pilsner Original), si compráis una lata o una botella tendrá un sabor muy reducido y filtrado debido a la pasteurización, pero si probais Pilsner Urquell de uno de los bares con “Tankovna” en la Republica Checa, estaréis probado una cerveza completamente distinta, con mucho más aroma y sabor…que os cambiará la mentalidad de las cerveza de este estilo. Una pena que haya muy pocos de estos bares donde se sirve Pilsner sin filtrar directamente del tanque.