Saltar al contenido

Lambicas

fermentacion de la cerveza

Las cervezas Lámbicas son un tipo de cervezas agrias basadas en trigo (generalmente en torno a un 30% del total de grano) que se producen alrededor de Bruselas. A grandes rasgos, la producción de cervezas Lámbicas es difícil de encontrar y los volúmenes de producción son reducidos. Con los avances en el siglo 20 de nuevas técnicas y controles en el proceso de producción, se conseguía un producto más consistencia, más duradero y más fácil de transportar y almacenar, pero aun con esas las prácticas de fermentación Lámbica (o espontánea) han prevalecido y se han convertido en una especialidad. Principalmente las cervezas Lámbicas difieren de otros tipos de cervezas ya que se fermentan con la exposición de la mezcla de agua y azúcar (wort) a levaduras “salvajes” que se encuentran flotando en el aire, por lo que su fermentación puede durar meses y en algunos casos, hasta años. Se exponen a propósito a ser infectadas para conseguir agriar la cerveza, y hacerla más acida y seca. Este proceso confiere a la cerveza un sabor distintivo como a vino, sidra, un sabor más seco y generalmente agrio. El nombre de este estilo de cervezas viene del pueblo donde incialmente se originó: Lembeek, Bélgica, y se trata de uno de los procesos más antiguos para hacer cerveza en Europa. Desgraciadamente, sólo existe una decena de cervecerías que siguen con ésta tradición, muchas de las cuales se encuentran en el país europeo. Las cervezas  Lámbicas también podrían dividirse en Kriek (al añadirle cerezas), Framboise (al añadirle frambuesas), Pecheresse (al añadirle melocotón) y Faro, que simplemente se le añade azúcar y vendrían a ser las más dulces. Las Lámbicas “puras” se deben dejar envejecer en torno a 3 años.